¿Con qué frecuencia debo amamantar?

Tu bebé, que acaba de nacer, debe ser amamantado de 8 a 12 veces por día durante aproximadamente el primer mes. Si sientes que alimentas a tu pequeño con más frecuencia que un amigo cuyo bebé es alimentado con leche de fórmula, es posible que sí lo estés. ¿Por qué? bueno, esto se debe  a que la leche materna se digiere más fácilmente que la leche de fórmula, lo que significa que se mueve a través del sistema digestivo de tu bebé más rápido y, por lo tanto, tu bebé tiene hambre con más frecuencia.

La alimentación frecuente también ayudará a estimular la producción de leche durante las primeras semanas. Entre los 30 y 60 días de edad, un bebé que es alimentado con leche materna,  probablemente se alimentará de 7 a 9 veces al día.

Antes de que se establezca su suministro de leche, la lactancia debe ser "a demanda" (cuando tu bebé tenga hambre), que generalmente es cada 1½ a 3 horas. A medida que los recién nacidos crecen, se alimentan con menos frecuencia y pueden desarrollar un horario más confiable. Algunos pueden alimentarse cada 90 minutos, mientras que otros pueden pasar de 2 a 3 horas entre cada toma. Los recién nacidos no deben pasar más de 4 horas sin alimentarse, incluso durante la noche.

¿Los intervalos de alimentación se cuentan desde el momento en que mi bebé comienza o deja de amamantar?

Cuenta la duración entre las tomas desde el momento en que tu bebé comienza a amamantar, en lugar de cuando termina , hasta cuando tu pequeño comienza a amamantar nuevamente. En otras palabras, cuando tu médico te pregunte con qué frecuencia se está alimentando tu bebé, puedes decir "aproximadamente cada 2 horas" si su primera alimentación comenzó a las 6 de la mañana y la siguiente  fue alrededor de las 8:00, Luego a las 10 a.m.; etc.

Esto significa que, especialmente al principio, puedes sentir que estás lactando a toda hora, lo cual es completamente normal. Muy pronto, ambos estarán en un horario más rutinario y predecible.

¿Cómo puedo saber cuándo mi bebé está listo para comer?

Por lo general, se recomienda que las mamás alimenten a un recién nacido cada vez que el bebé parece tener hambre. Pero llorar es un signo tardío de hambre. Así que intenta alimentarlo antes de que tu bebé tenga tanta hambre que se enoje mucho y se vuelva difícil tranquilizarlo.

También es importante señalar que cada vez que un bebé llora no necesariamente significa que sea a causa del hambre. Algunas veces los bebés solo necesitan ser abrazados o cambiados; o bien pueden sentirse aburridos o demasiado calientes o demasiado fríos.

Las señales de que los bebés tienen hambre incluyen:

  • movimiento de cabeza de un lado a otro
  • abrir la boca
  • sacar la lengua
  • colocar sus manos y puños en su boca
  • hacer sonidos con los labios como para chupar
  • acariciar nuevamente los pechos de mamá
  • Cuando la mamá acaricia la mejilla de su bebé y su pequeño abre y cierra la boquita

Es importante que estés atenta a las señales de tu bebé, pues estas podrían significar que está lleno o satisfecho (succión lenta y desinteresada, alejándose del seno o del biberón); si esto sucede detén la alimentación.

¿Cuánto tiempo lleva amamantar?

Eso depende tanto de ti como de tu bebé y de muchos otros factores, entre estos:

  • su suministro de leche ha llegado completamente
  • su reflejo de bajada (que hace que la leche fluya del pezón) es inmediato o toma unos minutos en la alimentación para comenzar
  • su flujo de leche es lento o rápido
  • estás posicionando a tu bebé correctamente en tu pecho
  • tu bebé  se entretiene un poco
  • tu bebé está somnoliento o se distrae con facilidad (lo cual puede ser el caso en bebés mayores, especialmente)

El tiempo que los bebés amamantan también depende de su edad. A medida que los bebés crecen, se vuelven más eficientes, por lo que pueden tardar de 5 a 10 minutos en cada lado, mientras que los recién nacidos pueden alimentarse  hasta 20 minutos en cada seno.

Asegúrate de que tu bebé esté enganchado correctamente desde el principio para garantizar la alimentación más productiva posible. Es importante que tu bebé amamante con la boca bien abierta y que tome la mayor cantidad posible de areola en la boca (no solo en la punta del pezón).

Pero asegúrate de llamar a tu médico si te preocupa la duración de la alimentación de tu bebé, ya sea que parezca demasiado corto o bien demasiado largo.

¿Con qué frecuencia debo alternar los senos?

Para mantener el suministro de leche en ambos senos y evitar la congestión dolorosa en uno, es importante alternar los senos e intentar darle a cada uno la misma cantidad de tiempo de lactancia durante el día. Una vez más, esa cantidad de tiempo difiere para cada bebé y cada mujer: algunos bebés pueden estar satisfechos después de 5 minutos en cada seno, otros pueden necesitar 10 o 15 minutos en cada lado.

Algunos expertos recomiendan cambiar los senos en medio de cada alimentación y alternarlos. 

¿Con qué frecuencia debo hacer eructar a mi bebé durante las tomas?

Deja que tu bebé amamante con un seno y luego cámbialo de lado. Intenta hacer eructar a tu bebé cuando cambies de seno y al final del alimento. A menudo, el solo movimiento puede ser suficiente para hacer eructar a un bebé.

A medida que tu leche es absorbida por tu bebé y tu pequeño ha establecido un buen agarre, puedes intentar hacerlo eructar tan a menudo como creas que le ayuda a tu bebé. Algunos bebés necesitan más eructos, otros menos, y puede variar de una alimentación a otra dependiendo de lo que la madre haya estado comiendo.

Si su bebé escupe mucho, es posible que deba intentar eructar con más frecuencia. Si bien es normal que los bebés "regurgiten" una pequeña cantidad después de comer o durante el eructo, un bebé no debe vomitar después de alimentarse. Los vómitos después de cada alimentación pueden ser un problema que requiera atención médica. Si te preocupa que tu bebé escupa demasiado, llama a tu médico.

¿Cómo puedo saber si mi bebé está comiendo lo suficiente?

Las nuevas madres, especialmente las madres que amamantan, a menudo están preocupadas de que sus bebés no estén recibiendo lo suficiente para comer. Puedes estar segura de que tu bebé está comiendo lo suficiente si él o ella:

  • parece satisfecho y contento después de comer
  • produce alrededor de 4-6 pañales mojados por día
  • tiene deposiciones regulares
  • duerme bien
  • está alerta cuando está despierto
  • está ganando peso

Es posible que tu bebé no coma lo suficiente si él o ella:

  • no parece estar satisfecho después de la alimentación
  • parece hambriento a menudo
  • no hace popó o pipí varias veces durante el día.
  • es quisquilloso o llora mucho
  • no está ganando peso

Si te preocupa que tu bebé no coma lo suficiente, llama a tu médico. Los bebés que amamantan también deben ser atendidos por su médico entre 24 y 48 horas después de que una madre y un recién nacido abandonan el hospital. Durante esta visita, el bebé será pesado y examinado, y la técnica de amamantamiento de la madre puede ser evaluada. También es una oportunidad para que las madres que amamantan hagan preguntas.

Incluso si un bebé alimentado con leche materna está bien, es probable que el médico programe otra visita para cuando el bebé tenga alrededor de 2 semanas. Estos controles posnatales pueden ayudarte a estar segura de que tu bebé está aumentando de peso y consumiendo suficientes nutrientes.

Para tu tranquilidad, puedes ayudarte de un cuaderno o un registro de amamantamiento de la primera semana para anotar cada vez que tu bebé se alimenta, cuánto tiempo el bebé se alimentó de cada seno y cada vez que el bebé hace popó o pipí.

Si te preocupa o notas signos de que tu bebé no está obteniendo suficientes nutrientes, comunícate con el pediatra de tu bebé.

¿Cómo deberían ser los pañales de mi recién nacido?

Los pañales de tu bebé son indicadores excelentes para saber si tu bebé que está siendo alimentado con leche materna está obteniendo lo que necesita. Debido a que el calostro (la primera leche que obtiene su bebé recién nacido) se concentra, es posible que tu bebé tenga solo uno o dos pañales mojados en las primeras 24 horas.

La popó de tu recién nacido será gruesa y alquitranadas al principio y se volverán más verdosas a medida que ingrese su leche, que generalmente es de 3 a 4 días después del nacimiento. Cuanto más amamantes a tu bebé, más pañales sucios tendrá; pero puede ser solo uno por día en los primeros días después del nacimiento.

Después de 3 a 4 días, aquí hay algunos signos que debe buscar:

  • seis o más pañales mojados por día, con orina clara o muy pálida. Menos pañales u orina más oscura pueden significar que tu bebé no está tomando lo suficiente. Si ves cristales anaranjados en un pañal mojado, comunícate con su pediatra. Son comunes en bebés sanos y bien alimentados, y generalmente no son motivo de preocupación, pero a veces pueden ser una señal de que un bebé no está tomando suficientes líquidos.
  • cuatro o más evacuaciones amarillentas y sórdidas por día, generalmente una después de cada alimentación. Sin embargo, después de aproximadamente un mes, los bebés amamantados generalmente tienen menos deposiciones y muchos pueden pasar algunos días sin defecar.

Mi bebé quiere amamantar sólo por comodidad. ¿Esta bien?

Si te parece que tu bebé está tomando suficiente leche, pero sigue chupando más de lo normal, es posible que esté amamantando para obtener consuelo más que para alimentarse. Entonces, ¿cómo lo sabes? Una vez que tu bebé se haya alimentado vigorosamente, él o ella puede permanecer en tu seno pero mostrar los siguientes signos de succión no nutritiva :

  • parece satisfecho
  • mueve las mandíbulas pero deja de chupar y tragar
  • juega con tu pezón

Al principio, está bien dejar que tu bebé amamante para sentirse comodo, pero puede convertirse en un problema a medida que tu pequeño crece porque es posible que tengas que amamantarlo para tomar una siesta o ir a la cama por la noche. 

En lugar de amamantar, le puedes ofrecer a tu bebé el pulgar o la mano para chupar. También podrías darle a tu pequeño un chupón si tu hijo no parece tener hambre. Debido a que los chupones se asocian con un menor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS) , los expertos ahora recomiendan dejar que los bebés duerman con un chupón. Pero solo haga esto después de que la lactancia materna esté bien establecida (generalmente después de 1 mes).

Si es posible, también evite la introducción de un biberón hasta que la lactancia esté bien establecida. Algunos bebés tienen "confusión de pezón", aunque la probabilidad de que esto ocurra es mucho menor después de 4 a 6 semanas.

Mi bebé está más hambriento de lo normal. ¿Esto es normal?

A medida que los bebés aumentan de peso, deben comenzar a comer más en cada alimentación y pasar más tiempo entre las tomas. Sin embargo, puede haber momentos en los que tu pequeño parece tener más hambre de lo normal.

Tu bebé puede estar pasando por un período de rápido crecimiento (llamado crecimiento acelerado ). Esto puede ocurrir en cualquier momento, pero en los primeros meses los brotes de crecimiento a menudo ocurren alrededor:

  • 7 a 14 días de edad
  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses

Durante estos momentos y siempre que tu bebé parezca especialmente hambriento, siga sus señales de hambre. Es posible que necesite aumentar temporalmente la frecuencia de las tomas.