¿Cómo puedo ayudar a mi bebé a desarrollar hábitos alimenticios saludables?

Comer saludablemente es un hábito que debería durar toda la vida. Y aunque no lo creas puedes alentar este hábito saludable en tu bebé desde que comienza sus primeros alimentos (a partir de los seis meses). 


Deja que tu bebé sea su propio guía cuando de cantidad de alimento de trata. Habrá ocasiones en las que tu bebé querrá comer más en algunos días que en otros, porque su apetito varía. Tu bebé se detendrá cuando se sienta satisfecho y haya tenido suficiente. Si tratas de darle demasiado, no probablemente no deseara probar otros alimentos . Y darle más comida cuando ya ha tenido suficiente puede alentarlo a comer en exceso a medida que crece.


Asegúrate de que los alimentos de tu bebé estén llenos de nutrientes. Los necesitará para tener energía y ayudarle a crecer. Procura elegir una mezcla de los cuatro grupos de alimentos que a continuación se señalan:

  • frutas y vegetales
  • pan, arroz, papa, pasta
  • leche y productos lácteos
  • carne, pescado, huevos, frijoles


Lo mejor es no endulzar la comida de tu bebé con azúcar o miel . Tampoco agregues sal a su comida, ya que sus riñones no pueden soportar mucha sal. 


Si le ofreces a tu bebé una amplia variedad de alimentos, sabores y texturas desde el principio, es más probable que disfrute de una dieta variada en la vida posterior. 


Es posible que tu bebé muestre algunas expresiones faciales negativas cuando prueba un alimento nuevo. Esto no necesariamente significa que no le guste lo que está comiendo, puede que se sorprenda por el nuevo sabor o la textura.


Si tu bebé rechaza un alimento, intenta ofrecercelo nuevamente otro día. Ten en cuenta que es posible que tu bebé necesite probar un alimento hasta 8 veces antes de aceptarlo felizmente. Trata de ser paciente y positivo con él mientras perseveras con un alimento nuevo. Es comprensible que tu bebé no lo acepte de manera inmediata ya que es algo nuevo para él, tal vez  debas intentarlo varias veces antes de que tu bebé esté seguro de probarlo. 


Mientras tu bebé come, déjalo explorar su comida, incluso mientras utiliza su cuchara. Intenta darle de comer con los dedos,  como una zanahoria cocida o una rodaja de pera (pelada) suave, para masticar. Esto le dará a tu bebé la oportunidad de experimentar diferentes texturas. Cuando un bebé se alimenta por si solo, contribuye a aumentar su confianza a la hora de comer y a involucrarse con su comida.


Los bebés aprenden con el ejemplo. Así que involucra a tu bebé mientras comes; procura sentarlo a tu lado. Intenta comer algo cuando tu bebé coma para que pueda verte disfrutar de tu comida. En estas circunstancias, la mamá actúa como su modelo a seguir; ya que mientras la mamá come el bebé observa y aprende a alimentarse por si mismo. Una vez que tu bebé tenga unos nueve meses, podrás comenzar a compartir mayor variedad de alimentos con él. 


Ayuda a tu bebé a tener una relación positiva con la comida. Trata de no usar comida como una  recompensa. Por el contrario, dale a tu bebé muchos abrazos, besos y atención. 


El agua es la mejor bebida que puedes darle a tu bebé, así como su leche habitual. Podrías darle jugo de frutas o vegetales diluido con sus comidas, aunque ciertamente no lo necesita.


Si le das a tu bebé jugo de frutas o vegetales, dilúyelo muy bien, usando al menos una parte de jugo por 10 partes de agua. Dale jugo de fruta diluido solo a la hora de la comida. Esto ayudará a proteger sus dientes de los ácidos y el azúcar en el jugo.