¿Por qué es tan importante la figura de los padres en el desarrollo de la inteligencia social del niño?

Los momentos relacionales que el niño experimenta al crecer contribuyen al desarollo de los sistemas cerebrales fundamentales en la inteligencia social, pero eso solo sucede si el niño crece abierto a ellos. El problema está en que las formas de relación que se establecen durante la infancia permanecen fijadas con facilidad.

Por ejemplo, si un niño ha experimentado conexiones emocionales superficiales con sus familiares, puede crecer cerrado a establecer conexiones profundas con otra gente, o simplemente no saber como desarrollar relaciones más valiosas, si el niño ha tenido una relación con sus padres marcada por los temores, el dolor o la verguenza, crecerá desconfiando de la gente y perderá la posibilidad de encontrar bondad, amistad o preocupación en otros, a los que percibirá como individuos peligrosos. Además, si durante la infancia prevalecen las riñas y los gritos, es probable que el niño llegue a creer que todas las relaciones se basan en el ejercicio del poder y el control, y lo intentará aplicar con la gente a la que conozca.