¿Qué tan malo es que los bebés anden descalzos?

Hay cierta tendencia a creer que todos los males del mundo van a entrar por los pies del bebé. De ahí que en ocasiones nos emocionemos por comprarles y ponerles zapatitos, eso sin considerar el sentimiento de rechazo que algunas personas sienten cuando observan a un bebé descalzo. Incluso existen zapatitos que se venden específicamente para bebés gateadores cuando estos ni siquiera han dado aún sus primeros pasos.  

¿Tan malo es que los bebés anden descalzos? Todo lo contrario, es bueno y necesario. A los bebés hay que dejarlos descalzos porque reciben muchos más estímulos del mundo que les rodea por los pies que por las manos en sus primeras etapas de vida, al ponerles zapatos, incluso calcetines, estamos limitando su capacidad de sentir, de obtener información del entorno y de relacionarse con el mundo

De esta forma, cuando un bebé empieza a gatear debería hacerlo descalzo porque necesita tener la percepción del suelo. Y lo mismo sucede cuando empiezan a caminar. Incluso cuando ya son más mayores.  Por eso dejar que los niños caminen descalzos por casa "es bueno" para los pies y más concretamente para la musculatura intrínseca de estos, un conjunto de pequeños músculos a los que prestamos poca atención pero que, sin embargo, tienen una función muy importante a la hora de mantener la estructura del pie y conseguir que este tenga una mayor funcionalidad. 

No olvidemos que los pies son "el único punto de apoyo del cuerpo, son nuestros cimientos.