5 ejercicios de estimulación para fortalecer los músculos de tu bebé.

Aunque tu bebé tiene poco control de sus músculos, aún disfruta de la sensación de sus piernas y brazos flexionándose, extendiéndose, girando y moviéndose a través del espacio. A la temprana edad de un mes, puedes comenzar a hacer ejercicio con tu pequeño bebé. A continuación, encontrarás algunos ejercicios que ayudarán a tu bebé en su desarrollo.

Ejercicios sugeridos: de 1 a 4 meses 

  •  Apretón   
  1. Acuesta a tu bebé de espaldas sobre una superficie plana. Sujeta la mano de tu bebé alrededor de tu dedo índice; mantenlo en su lugar con tu pulgar y tu tercer dedo.

  2. Estira el brazo de tu bebé tirando suavemente de su mano hacia ti. Procura no levantar a tu bebé de la superficie en la que se encuentra. Vuelve a la posición inicial.


  • Cruz en el pecho


  1. Mantén las manos del bebé en la posición "Apretón" (ver ejercicio anterior).

  2. Extiende los brazos de tu bebé hacia los lados, ponlos en su pecho y vuelve a extenderlos.

  3. Haz este ejercicio lenta y suavemente, repitiendo el movimiento 5 veces.

Como alternativa, puedes levantar los brazos de tu bebé por encima de la cabeza y hacia los costados.  


Ejercicios sugeridos: de 3 a 4 meses

  • Bicicleta

  1. Con el bebé acostado de espaldas, sostén sus pies o la parte inferior de las piernas y empuja suavemente una pierna hacia el pecho mientras extiendes la otra.

  2. Alternativamente, empuja y extiende cada pierna 3 veces. Detente por unos segundo y luego repite el ejercicio.

Después de terminar, deja que el bebé patee libremente.  


Ejercicios sugeridos: 5 a 6 meses

  • Levantar
  1. Sostén los antebrazos de tu bebé. Manteniendo su espalda recta, levanta al bebé lentamente hasta que se siente.
  2. Lenta y suavemente regresa a tu bebé al piso.

Repite este ejercicio 4 veces.  


  • Sosteniéndose con el codo
  1. Acuesta al niño boca abajo y coloca sus codos directamente debajo de sus hombros y los antebrazos en el suelo.
  2. Sostén con firmeza  la cadera de tu bebé al igual que su tronco para formar un ángulo de 45 grados con el piso. Deja que el niño descanse sobre sus antebrazos. Intenta levantar las piernas un poco más, pero asegúrate de que el bebé no se golpeé su nariz.

El tiempo de ejercicio de tu bebé,  es algo que aprenderá a esperar como una oportunidad para probar nuevos movimientos y tener toda la atención de mamá o papá. A medida que crezca, puedes continuar el entrenamiento anterior al incorporar nuevas actividades.

Recuerda que esta información es únicamente con fines informativos, por lo que no remplaza a la asesoría brindada por personal especializado en estimulación temprana y motricidad.