5 maneras de estimular los sentidos de tú bebé.

¿Alguna vez se te has preguntado si tu bebé realmente puede ver su cunero, o si el sonido del celular de mamá lo alarma? El hecho es que los bebés perciben las cosas de manera muy diferente a los adultos. Los bebés usan sus cinco sentidos para captar información, reaccionar ante su entorno, buscan alimento cuando tienen hambre y comodidad cuando la necesitan, así como vincularse de manera emocional con quienes lo cuidan y protegen. Algunos sentidos, como el tacto y el oído, están completamente desarrollados en el momento del nacimiento. Otros, como la vista, tardan varios meses en madurar. Aquí te  diremos qué esperar y qué puedes hacer para estimular cada uno de los sentidos de tu bebé. 

Vista

Al principio, tu bebé sólo puede ver de 20 a 30 centímetros de distancia, y su visión es borrosa. Él ve principalmente formas y sombras, ya sea ​​que algo sea grande, pequeño, brillante u oscuro. A los 4 meses, tu bebé verá más lejos y usará sus ojos para rastrear objetos en movimiento, y en 5 meses tendrá más percepción de profundidad. En algún momento entre 4 y 6 meses, podrá ver todos los colores. Y para cuando camine y gateé, entre 8 y 12 meses, podrá usar su percepción de profundidad para evaluar las distancias mientras explora.

Qué puedes hacer: decora la habitación infantil en colores brillantes y diseños llamativos. Cambia la posición de la cuna de tu bebé y aliméntalo por ambos lados para ayudarlo a acostumbrarse a ver desde diferentes ángulos. También puedes poner su cara en la línea de visión de tu bebé, y luego hablarle o sonreír; eso le permite enfocarse en tú rostro y observar tus movimientos. Comienza por jugar juegos como "dónde está el bebé" por aproximadamente 4 meses para ayudar a su coordinación mano-ojo. También puedes darle oportunidades para disfrutar de una variedad de lugares de interés: prueba el parque, el zoológico o un paseo por la colonia. Cuando algo le llame la atención, dale tiempo para inspeccionarlo a fondo.

oído

La audición de un bebé comienza a desarrollarse cuando todavía está en el útero, por lo que tu hijo estará familiarizado con tu voz cuando nazca. Tu bebé puede sobresaltarse cuando una puerta se cierra porque los recién nacidos son sensibles a los cambios en el sonido. Pero una vez que él o ella esté dormido (a), no debe sorprenderte si continúa durmiendo, incluso aún con los ruidos más fuertes de los ruidos más fuertes. Al principio, tu bebé se distraerá fácilmente con el ruido de fondo. Aproximadamente a los 2 meses, comenzará a tratar de imitar los sonidos arrullándose, y se convertirá en un bebé hablador hasta los 4 meses. Alrededor de los 6 meses, podrá imitar los sonidos específicos que haces.

Lo que puedes hacer: hablar, leer y cantarle a tu bebé ayuda a desarrollar su personalidad, fomenta el desarrollo del lenguaje y promueve la unión. Intenta utilizar una voz melodiosa para que se sintonice con los diferentes tonos y patrones en el habla. También puedes dejar que disfrute de los sonidos de la vida cotidiana y describirle lo que está escuchando. Para bebés que tienen problemas para conciliar el sueño, enciende una máquina que haga un ruido suave y uniforme; es relajante porque reproduce los sonidos bajos y constantes del útero.

El tacto

El tacto es uno de los sentidos mejor desarrollados en el momento del nacimiento. Los bebés son capaces de distinguir entre diferentes temperaturas, texturas, formas e incluso el peso de los objetos que tocan. El tacto también es absolutamente crucial para la unión. Abrazar a tu bebé lo hará sentir cálido y seguro, al igual que los pañales, sí, los pañales; ya que estos recrean la sensación confinada del útero. Y sí, los bebés exploran a través del tacto, y su herramienta preferida es su boca. Así que no te preocupes si chupa o mastica cualquier cosa que pueda tener en sus manos. Sólo asegúrate de darle cosas que sean seguras y limpias. Una vez que tenga más control sobre sus manos y brazos, extenderá la mano y agarrará todo lo que esté a su alcance.

Lo que puede hacer: sostén a tu bebé con frecuencia. El contacto piel con piel es especialmente terapéutico para los recién nacidos, dicen los médicos. Simplemente frotar una loción después de un baño también es relajante, o puedes intentar algunos movimientos suaves de masaje. Permite que sienta diferentes elementos en su piel, como un muñeco de peluche suave o una pelota con formas diferentes. Cuando tu bebé sea mayor dale juguetes de diferentes formas, tamaños y texturas. 

Olor

Tu bebé tiene un buen sentido del olfato desde el principio, llega a conocer tu aroma desde el primer día y probablemente reconozca el olor de otras personas en su vida en aproximadamente una semana. Los bebés son especialmente sensibles al olor de la leche materna e incluso pueden distinguirlo de la fórmula. Tu bebé también usa el olfato para aprender sobre el entorno que lo rodea e identificar la comodidad y el posible peligro.

Qué puede hacer:  recomendamos usar los mismos productos con regularidad, porque a los bebés les gusta la familiaridad. Sólo recuerda no utilizar productos muy perfumados mientras estás amamantando . Trata de evitar los detergentes perfumados y los perfumes con exceso de aroma, ya que pueden confundir a tu bebé por las feromonas que produce. Para construir su sentido del olfato, es conveniente exponerlo a muchos olores. Dile a qué huele cada uno e impulsarás también su desarrollo del lenguaje. 

El Gusto

Las papilas gustativas de tu bebé se formaron por completo el día de su llegada. Nació con una preferencia por los dulces, y es capaz de detectar los sabores de los alimentos que ha comido a través de la leche materna. Es por eso que puede parecer menos emocionado de ser amamantado  después de que hayas comido verdura, e insaciable después de haber probabado un pedazo de pastel.

Lo que puede hacer: comer una variedad de alimentos mientras amamantas a tu bebé. Comenzando alrededor de los 6 meses, expón a tu bebé una variedad de alimentos y sabores. Esto le dará una ventaja al experimentar la variedad de sabores que se encuentran en una dieta saludable. Por supuesto, si tu familia tiene un historial de alergias a los alimentos o si tu bebé tiene eccema (enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas rojas acompañadas de picor intenso), debes hablar con su médico antes de darle cualquier ingrediente nuevo.

Miedo, ¿algo está mal?

Si sospechas que tu bebé tiene un problema de visión o audición, llévelo al pediatra para que lo revisen lo antes posible. La pérdida de audición es el problema congénito más común, y un diagnóstico temprano es especialmente vital porque puede interferir con el aprendizaje del lenguaje.  Te recomendamos susurrar en cada uno de los oídos de tu bebé: si se ríe o se mueve después de susurrar en un oído pero no en el otro, algo puede estar mal. Actualmente se requieren que los hospitales hagan un examen de audición al nacer, lo que debería detectar algunos problemas potenciales, y la Asociación Mexicana de Pediatría recomienda que todos los bebés sean revisados en el hospital. Si tu bebé no se hizo un examen de la vista, es importante que lo realices antes de los 6 meses. Hasta entonces, busque la asimetría entre los ojos, el enrojecimiento excesivo o la secreción, los párpados caídos y las pupilas de forma anormal (mantén a tu bebé en una habitación con luz uniforme).