Cómo hablar con tu bebé.

Juegas "dónde está bebé" con tu pequeño. Hablas con tu bebé mientras le cambias el pañal. Le  cantas mientras lo meces para que duerma . Y cuando tu bebé alegremente habla, balbucea y gorgoje (sonidos que le ayudan a expresarse), tú haces esos sonidos junto con él.

Es divertido, pero también es crucial para su desarrollo.

Su joven cerebro absorbe los sonidos, los tonos y el lenguaje que usará para decir sus primeras palabras. Tú juegas un gran papel. Los niños que tienen padres que les hablan a menudo tienden a formar un lenguaje más fuerte y con mayor habilidades conversacionales que los niños que no lo hacen.

La mejor manera de hablarle a tu pequeño puede ser lo que ocurre de manera más natural: esa manera en la que le cantas y le hablas de manera melosa (algo que muchas de nosotras le decimos y hacemos con nuestros pequeños) "¿Cómo estás?" "¿Quieres tu bibi?" Esa es una charla de bebé , y aunque no lo parezca contribuye a impulsar el desarrollo del lenguaje de tu hijo .

¿Por qué hablarle es bueno para su cerebro?

Los bebés tienden a prestar más atención y a responder más ansiosamente a la conversación de un bebé que a la conversación normal de un adulto. El tono juguetón exagerado y agudo que tu voz toma ilumina la mente de tu pequeño.

El ochenta por ciento del desarrollo físico de su cerebro ocurre durante sus primeros 3 años. A medida que su cerebro crece, también forma las conexiones que necesita para pensar, aprender y procesar información. Estas conexiones, llamadas sinapsis, se forman a una velocidad súper rápida, aproximadamente 700 por segundo en los primeros años.

Hablar con su bebé activa esas importantes sinapsis en la parte de su cerebro que maneja el lenguaje. Cuantas más palabras escuche, más fuertes se vuelven esas conexiones mentales. Ese proceso puede fortalecer las habilidades lingüísticas futuras de tu hijo y su capacidad general para aprender.

Los bebés que conversan más  saben más palabras a la edad de 2 años que sus compañeros.

Para que tu pequeño obtenga los mayores beneficios, te invitamos a que sigas estos pasos:

  • Habla con tu bebé a menudo. Los padres que se comunican más con sus hijos o tienen charlas constantes con ellos, tienden a tener niños comunicativos.
  • Pasa un tiempo a solas con tu bebé . La conversación con bebés es más beneficiosa cuando se trata de uno a uno entre padres e hijos, sin otros adultos o niños a su alrededor.
  • Cuando tu bebé intente responderte, no lo interrumpas ni mires hacia otro lado. Tu bebé necesita saber que te importa escucharlo.
  • Mira a tu hijo a los ojos . Tu bebé responderá mejor al discurso cuando te mire directamente.
  • Limita la cantidad de televisión que ve y oye. Demasiado puede impedir el crecimiento del lenguaje. Además, eres más divertido que la voz en la pantalla, ¿verdad?
  • Cuando converses con tu bebé procura agrega algo de la manera en la que los adultos charlamos. Tu bebé necesita escuchar cómo suenan las palabras en la conversación cotidiana.

A medida que tu hijo se desarrolla y madura, también debe hacerlo la forma en que le hablas.

De 1 a 3 meses

Tu bebé se está comunicando contigo: haciendo gorjeos, balbuceos, e incluso llorando. También te escucha: ya que sonríe, mueve los brazos y las piernas, o arrullarse cuando le hablas de una determinada manera.

  • Háblale, cántale, arrullalo, balbucea y juega al escondite con tu hijo.
  • Narra tus actividades. Durante los baños, las comidas o el juego, cuéntale lo que estás haciendo y lo que está mirando.
  • Procura leerle a tu bebé y háblale sobre las imágenes que le muestras.
  • Celebra, sonríe y actúa emocionada cuando haces sonidos y sonrisas.
  • Alrededor de los 2 meses, los bebés comienzan a emitir sonidos vocálicos ("ah-ah" o "oh-oh"). Imita estos sonidos y mezcla algunas palabras reales también.
  • Cuando tu bebé hace un sonido, también debes hacer el sonido, y luego esperar a que responda. Esto le enseñará a tener una conversación.

De 4 a 7 meses

Tu bebé comenzará a tratar de copiar los sonidos que escucha. Notarás que  explora sus propios sonidos e inflexiones. Incluso puede levantar o bajar la voz mientras intenta expresar sus sentimientos.

  • Usa los ruidos que hace para alentar las palabras. Si dice "bah", dí "botella" o "libro".
  • Expande tus conversaciones. Cuando hables, habla despacio y comienza a enfatizar ciertas palabras. Por ejemplo, sostén una pelota y di, "¿Quieres una pelota? Esta es tu pelota". Después guarda silencio para alentarlo a responder.
  • Presenta a tu bebé diferentes objetos. Cuando tu bebé mire algo, señálalo y pregúntale  ¿qué es?
  • Intenta leerle a tu hijo todos los días, especialmente libros ilustrados y revistas de colores. Nombra las imágenes que ves y alaba a tu bebé cuando balbuce contigo mientras lees.
  • De 8 a 12 meses

    Comenzará a entender ciertas palabras (como "no") y también a decir algunas (como "mamá" o "papá"). Para cuando tenga un año, también comprenderá ciertos comandos, como "Adiós con la mano".

    • Continúa hablando sobre lo que tú y tu bebé están haciendo, mirando o señalando. Si tu bebé señala un automóvil y dice "automóvil", diga "Sí, es un automóvil rojo".
    • Nombra casi todos los objetos con los que tu hijo entra en contacto: un juguete, una cuchara, leche, etc. También comienza a señalar partes del cuerpo, señala su brazo y di "brazo", señala el tuyo y di: "Papi (o el brazo de mamá) ".
    • Ayuda a tu hijo a expresar en palabras lo que siente.
    • Usa declaraciones positivas para dirigir su comportamiento. En lugar de decir "No te detengas", di "Tiempo para sentarte".
    • Cuando necesites evitar que tu hijo haga algo, di un "no" firme. No grites ni dés largas explicaciones.
    • Canta canciones que tengan acciones, como "hace rin, hace ran..". Diviértete actuando la canción con tu hijo.
    • A los bebés a esta edad les encanta imitar las palabras que escuchan, por lo que es posible que desee observar lo que tu dices, o puede que lo escuches repetir.

    Todos los niños aprenden a comunicarse a su propio ritmo. No te preocupes demasiado si tu bebé no está hablando tan rápido como creías que lo haría. Sin embargo, si tiene preocupaciones reales, comunícate con nosotros o bien, visita a su pediatra.