MOMMY BREAK

Incluso la madre más dedicada y paciente necesita un descanso de vez en cuando.  

Como madres, estamos tan acostumbradas a poner las necesidades de los demás en primer lugar, que podemos ignorar nuestras propias necesidades, a veces hasta el punto de agotamiento. Es importante que tomemos un descanso en el proceso de ser mamá. Si te sientes irritable, enfadada o a punto de estallar, es necesario hacer un ¡Alto!, ya que si no lo haces, aumentará tu sensación de estrés y, pierdes la capacidad de participar en los sentimientos del niño.  Es momento de parar, toma un descanso y recuperar las fuerzas.

Recuperarte emocionalmente es fundamental para que las sustancias relacionadas con el estrés de tu cerebro y tu cuerpo vuelvan a los niveles óptimos. Si no te tomas un tiempo para reponerte y sigues adelante sin descansar de los niños, puedes acabar con estrés y mal humor crónicos, lo cual tendrá un efecto directo en tus hijos. Al verte estresada, es probable que ellos también se estresen y, en consecuencia, que se porten mal.

Por naturaleza, los ambientes donde llevamos a cabo nuestras actividades afectan lo que hacemos y cómo nos sentimos. Si un lugar es atractivo, cómodo, bien organizado e interesante, es más probable que pasemos tiempo allí. En VigotsKids queremos que los niños se sientan cómodos y seguros, exploren, se diviertan, jueguen y hasta pinten, todo en un ambiente que favorezca el aprendizaje activo y participativo, cuyo entorno satisfaga las necesidades del niño y las de mamá y papá.

Nuestras guias son escogidas cuidadosamente por su serenidad, afectividad y atención, ya que durante los primeros años de vida, el cerebro en desarrollo es muy vulnerable al estrés, y los niños necesitan del cuidado de una persona serena, cálida y afectuosa en cuya presencia se sientan seguros y respondan de manera capaz a sus emociones. 

Las mamás se sienten seguras de traer a sus hijos a Mommy Break porque las guias que cuidan de sus hijos les prestan la misma atención cuando juegan y son felices que cuando lloran y estan inquietos.

"Si una niñita quiere volar, no le digas que los niños no tienen alas. Tómala con los brazos y llévala por el aire..."